SUEÑOS & REALIDAD

Por Rafael Ochoa Alejos.

Durante toda la eternidad la vida ha estado compuesta de sueños y para que ellos existan: de soñadores, juntos han hecho que todo lo que por la cabeza del soñador  ocurra se haga realidad: es allí donde reside el verdadero reto del soñador, hacer que los sueños se conviertan en realidad. Es por esto que nuestro cerebro también está dotado de poderosas herramientas como la constancia, la planificación, el trabajo y la decisión, herramientas sin las cuales sería imposible convertir lo Ideal en Real.

Un punto muy importante a tomar en cuenta es el de revisar que tus objetivos estén en equilibrio en todas las áreas de tu vida, es decir, que se encuentren compensadas tus metas laborales, tus metas familiares, tus metas económicas, tus metas de salud y tus metas de disfrute para de esta manera poder alcanzar un desarrollo armónico, logrando así la satisfacción plena en todas las dimensiones del ser: cuerpo, mente, emociones y espíritu.

En el mundo suelen haber muchos soñadores pero justamente los que convierten sus sueños en realidades tangibles son los que poseen la clave del éxito, acompañan sus ideas flotantes y dispersas de la acción planificada, es decir, con un planteamiento definido de metas y objetivos. Un sueño es una idea y la única manera que tiene de convertirse en realidad es acompañándola de la acción: “el universo premia la acción, no al pensamiento”. Estas acciones por lo tanto deben estar enfocadas en estrategias que te acerquen a convertir tu sueño en un objetivo realizable, así como también deben estar guiadas a dar salida a algunas actividades que hasta ahora vienes realizando y que te alejan de él (identificar estas generalmente son las que resultan un reto).

sUEÑO REALIDADTodas estas acciones constituyen la base de la Planificación, por lo cual se deben revisar que todas estén enfocadas en una misma dirección y que  aunque estén definidas en diferentes áreas de tu vida no apunten en trayectorias opuestas, concentrando la energía en un fin común, potenciando un área a la otra con la consecuencia de alcanzar las metas más rápidamente.

La invitación es a soñar y acompañar tus sueños de planificación. ¿Que sería del mundo si no hubiera soñadores?, aquellos que soñaron que podríamos tener luz de una bombilla o que podríamos surcar los cielos y transportarnos por él. Un día lo soñaron pero además tuvieron la valentía, la constancia y el trabajo de hacerlo realidad. El universo está ganado para aquellos que tienen la valentía de soñar y se aventuran a vivir su sueño sin importar si tenían cómo hacerlo o si serían apoyados en ello.


HERENCIA EPIGENÉTICA TRANSGENERACIONAL, un acercamiento científico al fenómeno de las dinámicas familiares.

Por Rafael A. Ochoa Alejos

Hasta en la actualidad, bien ha sido estudiado que la herencia fenotípica y genotípica nos viene dada de toda la carga cromosómica heredada de nuestros padres biológicos, pudiendo estas, ser las responsables de algunos rasgos de nuestra personalidad, y algunas veces inclusive,  cierta alteración de estos, presentarse como  algunas enfermedades. Lo que resulta en esta ocasión algo transformador dentro de los estudios científicos,  es la incorporación de la posibilidad de que las memorias sean transmitidas de generación en generación, pudiendo entonces explicar, porqué alguien sin haber padecido de hambruna, compra tanta comida para guardar en la alacena, porque alguien sin haber tenido experiencias con alcohólicos, le puede tener tanta aversión a alguien ebrio, o  porque alguien, sin haber sido abusado,tendría un fuerte rechazo a esas historias que hasta pudiera colerizarse.

Estas nuevas teorías nacen como producto de la incorporación de nuevas disciplinas que ponen entredicho lo que antes se podía pensar, siendo la responsable de este nuevo tipo de pensamiento la  disciplina conocida como la Epigenética. Esta disciplina estudia los cambios hereditarios  en nuestro ADN, que pudieran afectar la manera en que se expresan estos genes en el individuo.

Gracias al esfuerzo de Bryan Dias y Kerry Ressler, dos investigadores de Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, Atlanta – Georgia, cuya investigación fue publicada en la revista Nature Neuroscience, la cual  tiene como título “Experiencias olfatorias de los Padres, influencias en el comportamiento y en la estructura neural de las generaciones posteriores”  en la cual tratan de  explicar, si algunas de las experiencias de los ancestros tendrían efectos explícitos en sus descendientes.

El estudio se basó en un experimento con ratones, analizando la forma de cómo el miedo asociado a un olor puede perturbarlos y dejar vestigios para su descendencia. Utilizó para ello ratones machos, que expuso  a un compuesto químico de olor dulce utilizado para hacer perfumes (acetofenona) asociándolo (al igual que el famoso experimento de Pavlov  del condicionamiento operante) con un ligero golpe en los pies, cinco veces al día durante tres lapsos. Comenzando ya luego a presentar miedo al olor, aún sin haber recibido el golpe. El experimento continuó apareando estos ratones con hembras sanas, sin haber sido nunca a estos estímulos y sus crías resultaron ser sensibles al mismo olor, y de igual forma con sus nietos. Es decir, esa  información exógena, fué heredada.

A este descubrimiento se le conoce como Herencia Epigenética Transgeneracional. Lo que explica entonces, que las experiencias traumáticas quedan impactadas en el ADN y durante el acto reproductivo, pudiera afectarse al sistema nervioso central de la siguiente generación.

El escepticismo permanece, ya que el mecanismo por el cual esta herencia sería utilizable es aún un misterio y que se requiere zambullirse profundamente en la biología reproductiva para demostrar como algunas muestras relevantes en las generaciones descendientes pueden ser vistas dentro de la línea germinal.

Sea cual fuere el mecanismo como opera, al leer esta investigación lo que nos demuestra es que la historia de nuestro árbol genealógico, (que no es más que nuestra historia familiar) cobra mucha fuerza en nuestro comportamiento, emociones y sentimientos, ya que, como lo afirma Bert Hellinger, creador de las constelaciones familiares,  la mayoría de nuestros miedos, tristezas, tragedias y traumas, son el resultado de “situaciones no resueltas en nuestro sistema familiar” desencadenando lealtades invisibles, repeticiones o destinos difíciles.

Referencia Bibliográfica


Tus Células Escuchan lo que piensas!!!

Los sistemas son elementos integrados. Cada sistema de tu organismo es a su vez parte de un sistema mayor. Por lo mismo cada célula en tu cuerpo, independientemente de que tipo sea, se entera de lo que ocurre con las demás.
Es por esto que tus pensamientos y emociones son escuchados y percibidos por cada una de estas células. Más aun las células de tu Sistema Inmunológico están en constante atención de las imágenes, ideas, sensaciones y emociones que experimentas.
Si tus pensamientos te llevan a experimentar temor, angustia, inseguridad… vibran en una frecuencia que inevitablemente perciben tus células inmunológicas… y ¿cual crees que es el resultado que vibren en dicha frecuencia?
Lo que ocurre es que la increíble Farmacia Interna que existe en tu cuerpo no puede procesar y administrar de manera correcta el “Antibiótico… Analgésico” o la sustancia necesaria para combatir esa enfermedad. Realmente nuestras células están constantemente escuchando nuestros pensamientos y percibiendo nuestros sentimientos. No permitas que esos pensamientos y emociones interfieran con tu curación… En nuestro organismo esta la cura para cualquier enfermedad.
Este conocimiento nos permite pasar a otra etapa de la Medicina, conocida como PsicoNeuroInmunologia (PNI) que estudia la interacción entre los procesos psíquicos, el Sistema Nervioso, el Sistema Inmunológico y el Sistema Endocrino del cuerpo humano, de lo cual estaremos hablando en próximas publicaciones.
“La SALUD es nuestro estado natural”
Fuente: http://www.esencialnatura.com/tus-celulas-escuchan-lo-que-piensas/


PALABRAS QUE SANAN & PALABRAS QUE DAÑAN

Cada vez que nos expresamos verbalmente estamos creando un modelo o representación de nuestra experiencia a través de “la Palabra” y esa representación de nuestra experiencia está basada en nuestras propias percepciones del mundo, que de acuerdo a como sea, va a estar poco o más alejada de la realidad.

«La palabra y la magia fueron en los inicios una sola cosa… todavía hoy las palabras guardan  mucho de su poder mágico»  … Sigmund Freud

Richard Bandler y John Grinder en su primer libro La Estructura de la Magia investigaron la fuente de la «magia» descrita por Freud,  adentrándose en el supuesto de que el lenguaje puede facilitar o impedir la comunicación.

Utilizamos el lenguaje para comunicarnos, por lo tanto si nosotros queremos comunicar algo, tenemos que buscar las palabras que tengan un significado entendible para con quien intentamos comunicarnos y que se ajuste a su percepción de la realidad porque en caso contrario la comunicación será fallida. Cuando es otra persona quién nos envía el mensaje, tenemos que hacer el esfuerzo de acercarnos al significado de lo que nos está queriendo decir; es por esto que si no estamos seguros de entender lo que nos están diciendo, lo que tenemos que hacer es preguntar.

Un buen comunicador trata de ajustarse al nivel de comunicación de la persona con quien interactúa y hará preguntas para saber qué le está queriendo decir el otro, así como también, está atento, en todo momento a la manera en la cual se expresa, para de esta manera cambiar los resultados obtenidos al verbalizar palabras con contenidos que violen  el sentido de lo que en realidad desea expresar.

Un ejemplo expresado en nuestro lenguaje cotidiano es al utilizar el verbo ser (él/ella es) el cual es usado para: expresar  la esencia, naturaleza o existencia de algo, también  para afirmar un atributo de alguien  y para afirmar o negar lo que se dice.

Si decimos: «Paula es una mentirosa», lo que estoy es, haciendo una afirmación universal sobre la esencia de esa persona  lo cual además de inadecuado es falso porque el hecho de que Paula haya dicho alguna  mentira  en alguna ocasión no la convierte en una mentirosa ya que habrá muchos aspectos de su vida en los que no miente, por lo cual deberíamos expresarnos con una frase como “Paula mintió en tal ocasión”, haciendo con esto a la persona responsable del acto sin colocarle calificativo.

Si cuidamos nuestro lenguaje utilizando  palabras que sanan nuestras relaciones y dejando a un lado las palabras que dañan, comenzaremos a  observar cambios importantes en la manera en que  miramos al mundo y a quienes nos rodean, traduciéndose en relaciones más armónicas de nuestro entorno.

Rafael Ochoa