La Inteligencia de las Plantas, Investigaciones que abren puertas

Para nadie es un secreto que durante muchos años hemos considerado a las plantas tan igual como lo hacemos con una piedra o como si fuera un adorno más como muebles de una casa, un simple elementos decorativo que podemos pisar  y arrancar cuando nos plazca, puesto que a esta nunca las oímos quejarse. La única señal que tenemos de que es un organismo vivo es su forma de crecimiento propio, pero fuera de ello, siempre pensamos en las plantas como siempre inmóviles e inmutables, sin conocimiento de cuanto ocurre a su alrededor. Seres vivos, sin discernimiento.

gisantes

Lo que resulta poco inteligente es que seamos nosotros, quienes no nos demos cuenta de las sorprendentes actividades que las plantas hacen sin que nos enteremos. Por ejemplo, orientar a sus raíces, base de su nutrición, hacia las fuentes de agua solo oyendo las vibraciones de las tuberías, así lo revela un articulo publicado en abril de 2017 en la revista Oecologia , dirigido por la ecologista evolutiva Mónica Gagliano, de la Universidad de Australia Occidental, quien junto a su equipo reveló cómo las plantas de guisante son capaces de localizar el agua a distancia en ausencia de humedad gracias a una especie de sentido de la audición vegetal. Cuando las plantas localizan dónde corre el agua, usan también la humedad del suelo para llegar a su objetivo con precisión. Pero antes de esto, dependen del sonido, y hasta son capaces de distinguir el sonido real de una grabación, según lo experimentaron los investigadores.

Las plantas pueden aprender.

Este es uno de los mas recientes  descubrimiento acerca  de las capacidades insólitas de las plantas, que solo se han revelado cuando científicos como Gagliano impulsados por querer saber mas acerca de estas compañeras del planeta. Otro estudio reciente publicado en Scientific Reports, del grupo Nature, la  misma investigadora revela que las plantas son también capaces de aprender.

aprendizaje por asociaciònEn el experimento de Gagliano denominado Aprendizaje por asociación en las plantas, utilizaron las bases del experimento de Pavlov, la comida y la campana, siendo para el estudio la comida: una fuente de luz, y la campana: una corriente de aire desprendida de un ventilador. Las plantas fueron colocadas en un laberinto en forma de Y, para que el crecimiento fuera realizado hacia el ala de la Y donde estaba la comida, la luz, pero esta estaba asociada a la corriente de aire, por lo que luego se les dejo sin luz y ellas aun así, seguían su crecimiento hacia donde estaba la corriente de aire; habían aprendido a asociar la corriente de aire con la luz. Y lo recordaban.

Al hablar de plantas, utilizar conceptos como “cognitivo”, puede resultar inaceptable,  ya que hasta ahora no se hablaba de aprendizaje en ellas, y un científico debe ser escéptico cuando no hay pruebas tangibles, pero también debe permanecer abierto a los cambio de paradigma cuando las pruebas experimentales así lo demuestran.

Los sentidos y comunicación entre  plantas

De igual manera, en la búsqueda de demostrar la inteligencia de las plantas también les traigo un estudio que demuestra algunas capacidades descubiertas en las plantas, según el investigador Simcha Lev-Yadun de la Universidad de Haifa-Oranim (Israel)  en su libro a través del uso de un sistema de liberación de  pigmentos durante el proceso de la fotosíntesis, las plantas pueden ‘ver’ a sus vecinas por detección de rayos infrarrojos; huelen a sus vecinas y a sus enemigos.

pigmentosLev-Yadun asegura que  las plantas se comunican entre si, advirtiéndolas de los peligros; recuerdan condiciones climáticas pasadas y ataques de herbívoros; para lo cual utilizan camuflaje, mimetismo y a través de su cambio de coloración, morfología e incluso movimiento.  Su objetivo es establecer una defensa  visual y que al igual que en los animales, muchos tipos de coloración vegetal pueden explicarse por la selección asociada a los sistemas sensoriales / cognitivos de los herbívoros y depredadores para reducir su depravación. Utilizan a los animales con fines defensivos, para polinizarlas o dispersar sus semillas; despliegan estrategias para evitar agresiones; y naturalmente, también oyen, como ha demostrado Gagliano y  lo más importante: con todo ello, toman decisiones.  Ellos no tienen dudas sobre cómo llamar a todo esto: “Estoy seguro de que las plantas tienen inteligencia”. “Está claro que hay diferencias entre las plantas y los animales superiores, pero cuando examinamos los animales inferiores, las diferencias son muy pequeñas, y las plantas superiores pueden ser más inteligentes que ciertos animales” en una entrevista otorgada a openmind.

¿Sistema Nervioso en las plantas?

Aunque la necesidad del cambio en los patrones de conocimiento acerca de este tema ya parece algo inevitable, en la terminología aún no disponemos de vocabulario adecuado, dado que tradicionalmente el comportamiento y la cognición se han considerado facultades exclusivas de los seres con neuronas, los animales.  Mas allá de todo este razonamiento, algunos científicos hablan de “neurobiología de las plantas”. plantas-geometricas-6Todos los investigadores de la nueva disciplina de la cognición vegetal, coinciden en que todas estas capacidades son  mucho más que respuestas moleculares programadas. No podemos hablar de comportamiento cuando se trata de acciones obligadas e irreversibles, como las que ocurren durante el desarrollo de los seres vivos; pero sí  hablamos de comportamiento cuando existen decisiones opcionales que dependen de estímulos. “Términos  como  aprendizaje o incluso inteligencia se refieren a aspectos del repertorio de comportamiento”.

Las implicaciones todo este nuevo conocimiento va mas allá de lo puramente científico, atrayendo también mirada reflexiva de los filósofos y humanistas. Si hoy sabemos que las plantas también Sienten, ¿podemos seguir ignorándolo?. ¿Como nosotros como sistema biológico vivo nos colocamos frente a ese otro sistema biológico vivo que también siente?. 

Bibliografia

 

Gagliano, M. et al. Learning by Association in Plants. Sci. Rep. 6, 38427; doi: 10.1038/ srep38427 (2016). Disponible Aquì.
Gagliano, M. The mind of plants: Thinking the unthinkable. Communicative & integrative biology  2017DOI: 10.1080/19420889.2017.1288333. Disponible aqui.
Lev-Yadun, Simcha.  Defensive (anti-herbivory) Coloration in Land Plants. Springer, 2016. Disponible Aqui.
Yanes, Jesus. La inteligencia de las plantas. 2017. Ventana al conocimiento de Open Mind.  Disponible  Aqui.

¿Es la Enfermedad un Símbolo?

Desde los principios de la humanidad, en el desarrollo filogenético de la especie humana, siempre hemos buscado la manera más apta de sobrevivir como especie. El ser humano de acuerdo a las capas embriológicas del cerebro tiene la capacidad de adaptación como uno de los mecanismos más perfectos de llegar a la reconciliación  con lo que en realidad somos.

organos enfDesde las capas más primitivas donde el mecanismo que impera es el de actuar para sobrevivir, pasando por las capas medias donde el mecanismo que impera es sentir para actuar, hasta llegar a las capas más especializadas del cerebro, la corteza cerebral, la cual está dotada de los medios necesarios para pensar sobre lo que sentimos y elegir como actuamos. Allí está el detalle, generalmente inutilizamos esta “corteza especial” que es la que nos distingue como especie “humana”, quedándonos atrapados en el sentir y en el actuar, mecanismo que, aunque su principal trabajo es protegernos para la supervivencia de la especie, nos condena a dejar de explorar los millones de vías especializadas para la resolución de los conflictos como verdaderos “humanos”. Es entonces donde aparece el símbolo, es entonces donde aparece la enfermedad, La  enfermedad como un símbolo es el comienzo de la resolución dada a los conflictos del sentir y el actuar que desde la Corteza cerebral, busca mecanismos para solucionar: ¿y porque a través de la enfermedad?

generacionesTodo se trata de símbolos, símbolos que son traducidos por el cerebro por los códigos encriptados en él.  ¿Qué ha pasado entonces con esta traducción?  Con el pasar de los años, con el devenir de nuevas generaciones, por un llamado “despertar de la conciencia” donde la manera arcaica en que el ser humano reaccionaba ante un estímulo es mal vista por creerla incivilizada, hemos creado estímulos artificiales para reaccionar ante algunas situaciones. Los órganos al no poseer dicha codificación cerebral, los traducen por aproximación, produciendo lo que podemos conocer como equivocaciones orgánicas, y es esta la que produce la enfermedad, la falta de expresión natural del órgano para el evento que ha vivido. Entonces podríamos conocer a la perfección toda la teoría de Hammer y desarrollar un cáncer luego de una pérdida afectiva. También podríamos manejar la teoría de Hellingeriana habernos constelado e igual sufrir un ataque cardíaco, y también haber explorado alguna otra escuela  y haberla practicado y evitar actuar como actuaríamos ante un ataque y desarrollar una artritis.  Todo se trata de símbolos, se trata de buscar cual es el código que traduce el símbolo para cada uno de nosotros,  ya que el símbolo es individual,  es una metáfora propia para cada persona que lo sufre.

Para descubrir el código cerebral del símbolo de una enfermedad, debemos entonces hurgar primero en la función biológica del órgano: para que sirve este órgano en el cuerpo, luego de ello, debemos enfatizar en los programas cerebrales que se activan en relación a este órgano, es decir, que podría estar ocurriendo en mi vida si la función del órgano afectado es esta. Después de conocer ello, es importante revisar el símbolo metafórico, es decir, la mal traducción de significado de la función de ese órgano, para luego  dar con los significados negativos que con la enfermedad el órgano quiere expresar.

¿Cómo resolvemos entonces? Tal vez una de las herramientas más eficaces de lograrlo sea  tomar una de las metáforas del órgano (no cualquiera, sino la que está más ligada a la historia personal) y trabajar con un acto simbólico para que nuevamente lo codifique el cerebro. Este es un tema tan delicado que es imposible abordarlo de forma general. Es necesario conocer la persona, su historia y desde allí leer el significado que expresa sobre él la enfermedad.

Si quieres saber mas sobre el  código oculto  que simboliza tu enfermedad escríbeme.  Consultas presenciales en Valencia – Venezuela.