Las Monedas de la Sabiduría Financiera

Por Rafael Ochoa Alejos

Muchos de nosotros tal vez durante la vida hemos tenido que superar diferentes tropiezos en relación a como hemos decidido llevar nuestras finanzas y que más allá de lo que significó el tropiezo, han sido enseñanzas que éste nos dejó, lo que ha forjado la forma en que hoy día nos conducimos en relación al dinero.  Tal vez en esos momentos es cuando realmente entendemos las frases que nos decían nuestros mayores, y que para ese momento nos resultaban absurdas, pues solo nos entretenía “vivir el momento”.

Es posible que ahora, cuando tienes a tu alrededor o a tu cargo el aprendizaje de otros más pequeños, estés repitiendo esas frases que tanto criticabas y que ellos, al igual que como te ocurrió a ti, no te estén escuchando cuando les dices que pongan su ropa sucia en la cesta y que hagan sus tareas, que ayuden con los platos sucios, etc. Es por esto que ahora te escribo estas líneas, en las que te dejaré algunas estrategias de como transferir inteligentemente a los más pequeños “las monedas de la sabiduría financiera”.

Enseñar a los más pequeños acerca del dinero.

Con la forma que enseñes a los más pequeños sobre el dinero, estarás entregándole también las monedas de la sabiduría financiera, por lo que es importante estar claro del significado que tiene el dinero en tu sistema familiar y a partir de ello, diseñar tus propias acciones para honrar lo que antes se tuvo que hacer para poder vivir y ahora, con esa consciencia de ello, buscar una manera poderosa de enseñarle a los niños sobre el valor real del dinero. Casi sin importar la edad que tengan, siempre puedes enseñarles algo.  Así que vamos a explorar  revisando sobre cuándo crees que comenzaron a hablarte sobre este tema, cuando comenzaron a darte una mesada, de qué forma te ayudaron para comenzar a ganarte tu propio dinero, y a partir de ello, diseña tus propias estrategias. Ahora bien comenzaré un paseo de acuerdo al desarrollo psicoevolutivo a entregarte algunas estrategias que puedes incorporar para entregar a los niños las monedas de las que hemos estado hablando.

niño con caja registradora.jpgCuando tienen  menos de 5 años  – Comenzar a hablar del dinero.

Es importante evitar la discusión de las facturas frente a un niño pequeño y debatir los problemas de dinero frente a ellos. Así que, no lo hagas. Deja que los niños sean niños. Igual puedes ir enseñándole a un niño de 3 años algo sobre las finanzas.

Este es un buen momento para comenzar a enseñarle acerca de las monedas que terminan en el bolsillo del pantalón o acerca del vuelto de la compra. Esta es definitivamente una buena edad donde se les puede dar dinero de mentira, o una caja registradora de juguete (algunos vienen con dinero de juego y tarjetas de crédito de plástico), en caso de que les guste fingir que van a ir al supermercado o una librería, su desarrollo mágico y metafórico hace que esta sea una excelente herramienta.

Este es también un buen momento para hablar de tu trabajo y que te pagan por hacerlo. En otras palabras, esta es la edad en la cual debes hablar de ti, pues el modelamiento es una de las herramientas más efectivas para la edad, pues tú eres su principal “modelo a seguir”. Enséñale entonces  los fundamentos del dinero.

nino-lavando-platosCuando están en edad escolar – Empezar a dar asignaciones

Entre los  6 y los 12 años, es recomendable que el niño comience a obtener información un poco más técnica sobre el dinero y se explique acerca de lo que está pasando cuando compramos, como hablar de por qué está haciendo ciertas compras y mostrarles lo que dice el recibo, para este momento el niño ha comenzado a entender el lenguaje concreto, y a desarrollar las operaciones mentales sobre lo que se dice.

Por encontrarse en un momento donde el desarrollo de las competencias para hacer las cosas  (la laboriosidad)  es también un momento apropiado para darle a su hijo una asignación y para discutir lo que deben hacer con el dinero, como ahorrar parte de él. Es un momento en que los niños pueden comenzar a discutir cuánto dinero tienen sus amigos o parientes, o cuanto no tienen en comparación con su hogar, y usted debe estar preparado para tener esas discusiones.

Para ayudar a los niños a aprender sobre el dinero, necesitan tener su propio dinero, no se puede enseñar a alguien a jugar béisbol sin inscribirlos un equipo de béisbol, igual ocurre con el dinero.

 TIPS

Las mesadas son una buena herramienta de enseñanza
Puedes comenzar con una cantidad, la cual debes enseñar a dividir una parte para ayudar a otros para enseñarles así la importancia de la ley universal de tomar y dar. Luego divida lo que queda entre gastar y ahorrar para el futuro y cada año aumentar la asignación para que sea acorde a su edad.

 

Puedes ingeniarte divertidas ocasiones donde puedas ayudar a los niños a hacerse cargo de la administración del dinero, comenzar a tomar las riendas sobre como gasta, cuida y ahorra el dinero que tiene a su cargo es una estrategia de mucho valor para que comience a entender su importancia.

 

TIPS

Formas divertidas de enseñar a los niños sobre el dinero
Un día a la semana, deja que él decida cuál será el menú para un desayuno o cena, acompáñalo a comprar los ingredientes con un presupuesto que le asignes y que el prepare la comida, siempre con supervisión, por supuesto. Al crear un presupuesto para la comida, los niños aprenden a ser ingeniosos y tratar de usar las cosas que ya tienen en la casa, para  ahorrar más en lo que tienen que gastar en el supermercado.

 

adolescente doblando ropaCuando están en la secundaria – Ganar dinero y los préstamos.

Si usted no ha comenzado a hablar de ganar dinero, y sobre los préstamos este es el momento, debes comenzar a tener esas conversaciones sobre cómo la gente compra una casa y un coche. Para esta edad, en lo referente al dinero, casi no hay nada de lo que no se pueda hablar a esta edad, pues en este momento están forjando su identidad, y lo responsable o no que puedan ser con ello, es a esta edad cuando se debe forjar.

Este es el momento de discutir cómo se usan o no las tarjetas de crédito, es  importante que se les enseñan los fundamentos de estas y que funcionan de manera similar a un préstamo explicando las sanciones empleadas por las facturas no pagadas.  Las lecciones deben centrarse en ayudarles a entender que las tarjetas de crédito no deben ser consideradas como dinero libre o infinito y que cada centavo prestado no sólo debe ser reembolsado, sino devuelto de manera oportuna.

TIPS

Formas prácticas de enseñar a sus hijos sobre ganar dinero.
 Asígnale una cantidad de dinero por las actividades del hogar que realice  y cada una de ellas será sumada a la mesada semanal. Cada vez que realice una tarea (diferente a las que debería a hacer propias de su espacio, como mantener su cuarto limpio y ordenado)  como  lavar los platos, regar las matas, botar la basura, limpiar la casa, ganará una cantidad que le será sumada al final de la semana. Puedes hacerle una tabla con el valor de cada tarea y así ellos mismos llevaran la cuenta de la cantidad de dinero que obtiene por ello, y lo que ha acumulado con todas sus tareas durante la semana.

adolescente con alcancia

Enseñar a los más pequeños sobre el dinero es la base para hacer de ellos “adultos libres financieramente”. Es una labor que puedes hacer amorosamente pues sabes, con seguridad que estás haciendo lo correcto para forjar el futuro de ese ser que tanto quieres. Entregar las monedas de la sabiduría financiera, es una labor que todo padre tiene, y que aunque no crea hacerlo conscientemente, siempre está entregando el paquete de creencias que tiene en este particular, entonces, revisa, cuáles son tus bloqueos sobre el dinero,  para tener claro como entregas las monedas…

Fuente:

http://www.msn.com/en-us/money/personalfinance/age-by-age-guide-to-teaching-kids-about-money/ar-BBD2xV4?li=AA27YsI


El amor de los Abuelos, un hilo que nunca se rompe.

Por Rafael Ochoa Alejos.

 

separador

Cuando el hijo detrás de los padres ve a los abuelos, los bisabuelos y a los tatarabuelos, mira a lo lejos de donde fluye la vida, ve a los padres entrelazados en algo más grande. De esa manera el hijo puede tomar todo lo que venga de sus padre, porque así no lo toma solamente de ellos, lo toma desde muy atrás, desde donde proviene.

Bert Hellinger

separador

Hoy, en el día internacional de los abuelos voy a dedicarme a escribir unas líneas en honor a esos seres maravillosos que me ha dado la vida de experimentar ambas experiencias: mis abuelos paternos, Rafael y Asunción con quien tuve el enorme placer y regocijo de crecer a su lado, y mis abuelos maternos: José Rafael  y  Josefa, a quienes no tuve la oportunidad de tener físicamente, pero que el tiempo y mis vivencias hicieran que los tuviera presente en muchos momentos de mi vida, para ustedes “mis Abuelos” estas líneas, cargadas de todo mi amor y mis más bonitas intenciones.

1Los abuelos que conocí.

Primero quiero comenzar haciendo una remembranza  de esas vivencias que tuve con los abuelos que conocí: mis abuelos paternos, quienes con sus manos suaves y sus movimientos lentos me enseñaron a esperar, no sé cómo hicieron, pero ellos siempre tenían tiempo para nosotros sus nietos. Es un tiempo que se recobra con tiempo, cuando nacemos los nietos y ahora lo puedo confirmar cuando observo a mis padres con sus nietos, de alguna manera mágica, se recupera el tiempo, el que no se tuvo por las diversas ocupaciones para sacar a los hijos adelante, se tiene para dedicarlo a los nietos, llenarlos de amor y consentirlos, cada uno a su manera, mi abuela por ejemplo, pocas veces nos abrazaba, pero siempre estaba atenta a prepararnos ricas comidas, llenarnos de sabrosos platos y allí pude, mucho tiempo después, ver que era su manera de entregarnos su amor, mi abuelo por su lado era distinto, siempre lo esperábamos al llegar de la carnicería, y lo acompañaba a ponerle comida a sus amados “gallos de pelea” en el inmenso patio lleno de jaulas, entre granos de maíz y una poción que olía a aguardiente claro y especias, con la que refrescaban a los prospectos mejor cuidados para las peleas, allí entre sus labores, solía contarnos historias de su vida, de su niñez y de cómo se había forjado su futuro, sus enseñanzas marcaron mucho las decisiones que tome de adulto sobre lo que quería para mi vida, y de esa misma forma entrego el amor a mi pareja, a través de la cocina, y con largas tertulias de nutridas conversaciones.

abuelos 2Los Abuelos que no conocí.

Con mis abuelos maternos:los que no conocí,  el hecho de no haberlos conocido, hizo que creciera sin saber de ellos, aunque no sabía que no sabia, pues estaba presente mi amada “abuela Gertrudis” mi bisabuela materna, madre de mi abuela, quien siempre visitábamos los domingos y que era una cuenta-cuentos especial, con historias mágicas a la orden del día, sobre sirenas, espantos, hadas y duendes. Pero el vacío se hacía presente al sentir la tristeza y añoranzas de mi mamá quien siempre expresaba lo mucho que  a ella le hacía falta su madre, que el perderlos tan jóvenes (su padre a los 2 años y su madre a los 9) suponía un dolor muy profundo el cual siempre se hacia presente, esto  hizo que  creciera creyendo que debía hacer algo por ella, en una arrogancia inconsciente creí que debía ser su padre y su madre, lo cual hizo que me identificara en las dinámicas de vida de mis abuelos maternos, particularmente viviendo amores como los que ellos vivieron. Otros pueden mirarse identificados en enfermedades, en accidentes, en profesiones, en oficios, etc.

Algunos  hemos sido afortunados  por todavía poder contar con nuestros abuelos aunque sea para  visitarlos, disfrutarlos y hasta para acompañarles en sus consultas médicas. Algunos somos privilegiados de observar como es ser padres de nuestros padres, Algunos otros no lo conocieron, de igual manera, algo que no puede olvidarse, es que los hilos que nos unen a nuestros abuelos nunca desaparecen, nunca se rompen, siempre están presentes, aunque a veces invisibles, están allí para recordarnos de vez en cuando, que ellos siempre nos miran de una manera especial,  como suelen no tener buena visión, usan los ojos para otra cosa, como para mirarnos con las lupas del amor, de nuestros abuelos heredamos patrones afectivos, emocionales, por lo tanto, pon atención si aun no lo has hecho a como ellos vivieron sus afectos y emociones, te sorprenderás de las similitudes.

Los abuelos no sólo cuidan, son el tronco de la familia extendida, la que aporta algo que los padres no siempre vislumbran: pertenencia e identidad, factores indispensables en los nuevos brotes, los nietos.