¿Es la Enfermedad un Símbolo?

Desde los principios de la humanidad, en el desarrollo filogenético de la especie humana, siempre hemos buscado la manera más apta de sobrevivir como especie. El ser humano de acuerdo a las capas embriológicas del cerebro tiene la capacidad de adaptación como uno de los mecanismos más perfectos de llegar a la reconciliación  con lo que en realidad somos.

organos enfDesde las capas más primitivas donde el mecanismo que impera es el de actuar para sobrevivir, pasando por las capas medias donde el mecanismo que impera es sentir para actuar, hasta llegar a las capas más especializadas del cerebro, la corteza cerebral, la cual está dotada de los medios necesarios para pensar sobre lo que sentimos y elegir como actuamos. Allí está el detalle, generalmente inutilizamos esta “corteza especial” que es la que nos distingue como especie “humana”, quedándonos atrapados en el sentir y en el actuar, mecanismo que, aunque su principal trabajo es protegernos para la supervivencia de la especie, nos condena a dejar de explorar los millones de vías especializadas para la resolución de los conflictos como verdaderos “humanos”. Es entonces donde aparece el símbolo, es entonces donde aparece la enfermedad, La  enfermedad como un símbolo es el comienzo de la resolución dada a los conflictos del sentir y el actuar que desde la Corteza cerebral, busca mecanismos para solucionar: ¿y porque a través de la enfermedad?

generacionesTodo se trata de símbolos, símbolos que son traducidos por el cerebro por los códigos encriptados en él.  ¿Qué ha pasado entonces con esta traducción?  Con el pasar de los años, con el devenir de nuevas generaciones, por un llamado “despertar de la conciencia” donde la manera arcaica en que el ser humano reaccionaba ante un estímulo es mal vista por creerla incivilizada, hemos creado estímulos artificiales para reaccionar ante algunas situaciones. Los órganos al no poseer dicha codificación cerebral, los traducen por aproximación, produciendo lo que podemos conocer como equivocaciones orgánicas, y es esta la que produce la enfermedad, la falta de expresión natural del órgano para el evento que ha vivido. Entonces podríamos conocer a la perfección toda la teoría de Hammer y desarrollar un cáncer luego de una pérdida afectiva. También podríamos manejar la teoría de Hellingeriana habernos constelado e igual sufrir un ataque cardíaco, y también haber explorado alguna otra escuela  y haberla practicado y evitar actuar como actuaríamos ante un ataque y desarrollar una artritis.  Todo se trata de símbolos, se trata de buscar cual es el código que traduce el símbolo para cada uno de nosotros,  ya que el símbolo es individual,  es una metáfora propia para cada persona que lo sufre.

Para descubrir el código cerebral del símbolo de una enfermedad, debemos entonces hurgar primero en la función biológica del órgano: para que sirve este órgano en el cuerpo, luego de ello, debemos enfatizar en los programas cerebrales que se activan en relación a este órgano, es decir, que podría estar ocurriendo en mi vida si la función del órgano afectado es esta. Después de conocer ello, es importante revisar el símbolo metafórico, es decir, la mal traducción de significado de la función de ese órgano, para luego  dar con los significados negativos que con la enfermedad el órgano quiere expresar.

¿Cómo resolvemos entonces? Tal vez una de las herramientas más eficaces de lograrlo sea  tomar una de las metáforas del órgano (no cualquiera, sino la que está más ligada a la historia personal) y trabajar con un acto simbólico para que nuevamente lo codifique el cerebro. Este es un tema tan delicado que es imposible abordarlo de forma general. Es necesario conocer la persona, su historia y desde allí leer el significado que expresa sobre él la enfermedad.

Si quieres saber mas sobre el  código oculto  que simboliza tu enfermedad escríbeme.  Consultas presenciales en Valencia – Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *